El reloj de arena

El Golem

Biblioteca de Babel

Cifras y signaturas

Traslaciones

De las azarosas migraciones

La Trama

CURRICULUM

 

DESDE HACE CATORCE AÑOS, LOS INTEGRANTES DE ESTA AGRUPACION ARTISTICA CONSTRUYEN SUS OBRAS EXCLUSIVAMENTE CON PAPEL. HASTA AHORA, TODOS LOS PROYECTOS ESTUVIERON BASADOS EN TEXTOS DEL ESCRITOR JORGE LUIS BORGES.

"Dicen que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero, o de ambas cosas a la vez." Esta afirmación, atribuida a Jorge Luis Borges, resulta carente de sentido para los integrantes de Obras en Papel, agrupación artística que toma la literatura borgeana como musa inspiradora para la confección de obras de arte visuales realizadas íntegramente en papel. "Sentimos una especie de enamoramiento por los textos de Jorge Luis Borges. Nuestra idea es trabajar en artes plásticas con los conceptos que él utilizaba en su literatura", explican.
Obras en Papel nació en 1993, cuando el artista plástico Carlos Ara Monti fue convocado por la Fundación Internacional Jorge Luis Borges para organizar y dirigir la realización escenográfica de la exposición "El Universo de Borges". Ara Monti hizo extensiva la invitación a los artistas plásticos Gerardo Acosta Lambert, Mariano González, Juan Pita y Gustavo Pérez Cabriada, todos provenientes de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, y desde entonces trabajan juntos con la firme convicción de utilizar el papel como único medio expresivo.
El grupo cuenta en su haber con la realización de tres importantes proyectos, titulados "El reloj de arena", "El golem" y "La biblioteca de Babel", todos basados en cuentos o peomas de Borges que llevan el mismo nombre. Además, la agrupación produjo cuatro inmensos libros que reúnen piezas artísticas e incluyen detalles de orfebrería en sus tapas. Umbral y Umbral I están inspirados en el proyecto "El Golem", mientras que El libro total -una estructura que contiene doce pequeños libros- y El libro blanco -cuyas piezas están realizadas íntegramente en ese color- están basados en el proyecto "La biblioteca de Babel",
Actualmente, la agrupación exhibe la muestra "Cartas de Babel", que, tras haber sido presentada durante el mes de abril en Buenos Aires, continúa su recorrido por Mendoza, San Juan y las ciudades chilenas de Santiago y Valparaíso. Al igual que la anterior muestra de Obras en Papel, ésta cobró vida a partir del cuento borgeano "La biblioteca de Babel", que describe un espacio infinito en el que se pueden encontrar todos los libros posibles. Los artistas concibieron las piezas de la nueva muestra como cartas que se enviaban entre sí los bibliotecarios de la conjeturada biblioteca.
Las obras de la muestra "Cartas de Babel" fueron confeccionadas en base a las técnicas de calado y contracolado de papel, y cada una consiste en dos páginas superpuestas, elaboradas por dos artistas diferentes. Es que, actualmente, los integrantes de Obras en Papel buscan afianzar lo que consideran uno de los rasgos distintivos de su trabajo: la constante búsqueda de la desaparición del autor. "La idea es que uno pueda ingresar directamente a nuestras obras, sin plantearse a quién pertenecen, sin tener que hacer un psicoanálisis del autor", explica Carlos.
¿De qué manera se fusionan en "Cartas de Babel" las creatividades individuales en una misma obra?
GUSTAVO: El proceso creativo empieza cuando uno de nosotros elabora un boceto inicial y se lo traslada a un compañero, que debe confeccionar una respuesta. Se plantea así una especie de diálogo. A nosotros no nos interesa el reconocimiento individual en cada pieza, sino que entregamos nuestro ego a la optimización de la obra y al desafío de trabajar con otra persona que maneja códigos diferentes al propio.
JUAN: Tenemos el objetivo implícito de crear una unidad general, de que no se termine de definir quién es el autor real de cada pieza. Esto representa un reto para cada artista, porque, al recibir la obra de otro, se encuentra con un espacio a través del cual va a mostrar su producción. Entonces, uno entra en crisis, se pregunta qué cosas se pueden expresar por medio de ese papel. Cuando se trabaja entre dos artistas existen diálogos, entrecruces de opinión y críticas constructivas. Así es como al final siempre se nota la retroalimentación y las influencias de todo el grupo en la obra de dos.
¿Por qué eligieron trabajar exclusivamente con papel?
CARLOS: En primer lugar, porque tenía que ver con recrear la literatura de Borges. Asimismo, creo que el gusto de trabajar con ese material es atávico en todo ser humano. En nuestro caso, sentíamos la necesidad específica de indagar el papel como un medio de expresión cargado de significado. Ésa fue la apuesta de Obras en Papel, y, por suerte, la reacción de la gente fue siempre muy buena. Quienes visitan nuestras exposiciones suelen sorprenderse mucho al observar las obras, no pueden creer las posibilidades creativas que ofrece el papel.
¿Qué tipo de papel utilizan?
CARLOS: Al tratarse de piezas de arte, no podemos usar cualquier tipo de hoja. Los papeles que utilizamos son de origen francés, y están libres de ácido. Tienen PH neutro y un gran contenido de algodón. Todas estas características técnicas son fundamentales para que las obras perduren en el tiempo.
MARIANO: Desde 1993, venimos investigando el material con el que elaboramos cada pieza, y eso nos llevó a descubrir distintas técnicas, combinaciones y medios para poder utilizarlo. En realidad, si bien fuimos nosotros los que decidimos trabajar con papel, también se puede decir que fue el papel el que terminó adoptándonos.
Además de tomarla como base para sus propias producciones, ¿qué puntos de contacto mantienen con la obra borgeana?
GUSTAVO: Nosotros, al igual que Borges, jugamos con el concepto de tiempo. Las obras de “Cartas de Babel”, por ejemplo, fueron pensadas como documentos preliminares para la construcción de El libro blanco. Lo interesante es que el libro nació temporalmente antes que esos documentos preliminares. Lo que hicimos fue invertir lúdicamente el curso del tiempo.
JUAN: Otro elemento común es que trabajamos con papel. La diferencia está en que, en Borges, el material funciona como un soporte, mientras que nosotros lo utilizamos como un medio de expresión. Y el tema del objeto “libro” es otro punto de contacto. La idea de confeccionar libros gigantes que recopilen nuestros trabajos surgió a partir de un marcado interés por el libro como objeto, interés que en el escritor también estaba presente.
CARLOS: Por otra parte, alguna vez Borges dijo que su obra consistió en tomar cosas de los demás y reescribirlas. En ese sentido planteó una intertextualidad que también es posible palpar en nuestro trabajo, que se basa en la elaboración de un texto visual a partir de la fusión de diferentes discursos.
¿Qué aportes hace Obras en Papel al arte contemporáneo?
CARLOS: Hoy, en las escuelas de Bellas Artes, te dan recetas para fabricar obras artísticas. Te hablan de equilibrio, de formas orgánicas y de muchísimos otros conceptos acuñados 300 años a.C. En la antigüedad, se afirmó que la Tierra era el centro del universo, y, desde entonces, en Occidente, las obras de arte visuales se confeccionan partiendo del centro de la hoja y rellenando, posteriormente, el resto de la superficie. Obras en Papel busca evitar esa centralidad. Tratamos de construir piezas artísticas diferentes.
GUSTAVO: En nuestras producciones intentamos sacudir el texto, correrlo de ese lugar en el que la cultura suele colocar a la obra plástica. Tratamos de romper con la centralidad y de trabajar en espacios poco habituales de la superficie de la hoja. Sin embargo, al mismo tiempo somos conscientes de que estamos inmersos dentro de la cultura, y de que la costumbre nos condiciona. A veces, incluso, nos derrota.
¿Qué planes tienen para el futuro?
CARLOS: Estamos elaborando proyectos como “El libro de los sellos” y “Escritorio japonés”, ambos relacionados con la producción literaria de Borges.
JUAN: Por ahora, seguimos inspirándonos en la literatura borgeana, aunque no descartamos la posibilidad de trabajar con la obra de otros autores, como por ejemplo Silvina Ocampo.
¿Qué objetivos lograron cumplir en catorce años de trabajo conjunto?
MARIANO: Después de tantos años de investigación y de trabajar con papel, logramos crear una unidad visual bastante avanzada. Esto se pone de manifiesto en nuestros trabajos, que empezaron siendo obras de arte individuales y que hoy son piezas elaboradas en equipo. Por otra parte, lo que a menudo nos sucede es que una idea se va nutriendo de cosas anteriores, y desencadena, a su vez, otros proyectos.
GUSTAVO: Creo que hemos logrado una gran coherencia artística. Por lo menos, eso es lo que percibimos nosotros desde adentro.-